UBU ROI

Declan Donnellan, un afamado el director, prestigioso por escenificar Shakespeare a la antigua,  presenta una versión de Macbeth que tiene 100 años: UbuRey, obra precursora del teatro absurdo. Esta producción lleva un año de éxito en Francia, pero se hace pesada la añoranza del original, así como una versión versionada algo floja, aunque el trabajo no deja de estar bien hecho.

UBO ROI by Jarry-DonnellanUbú Rey de Alfred Jarry

Dirección Declan Donnellan (Cheeck by Jowl)
Escenografia Nick Ormerod
Actúan Xavier Boiffier, Vincent de Bouard, Camille Cayol, Christophe Grégoire, Cécile Leterme, Sylvain Levitte.
Producción del Centro Dramático Nord-Pas de Calais.
Una mirada al mundo, Festival internacional del CDN, María Guerrero 26 al 29 de septiembre 2013.
 

Cuando Jarry vivía UBO ROI by Jarryla vanguardia parisina de finales del XIX, utilizó un escrito farsesco de escuela para crear la serie Ubú, textos irreverentes, surrealistas, basados en Macbeth y en Ricardo III de Shakespeare. En ellos se establecía una equivalencia entre el profesor y el héroe del mal, dejando al profesor como un monstruo pretencioso que oculta pasiones inconfesables: comida, bebida, sexo, dinero, poder, junto a una patética cobardía y una arbitrariedad que solo ejerce sobre los más débiles.

Ubú habla mal, y dice “mierda” de manera incorrecta (lo tradujeron “mierdra”, pudiera decir “merda”, “mierde”, “kaka”), es un zafio pretencioso y con poder. Ubú Rey se ha utilizado en infinidad de escenificaciones de todo tipo para subir a escena el teatro gore, para satirizar a los sátrapas del sistema político (Boadella y todas sus versiones de Ubú President), para hacer música punk, etc.

Donnellan vuelve al origen mismo del texto, al jovencito escolar que escribe una farsa afilada sobre toda simulación burguesa: una familia francesa cena con amigos, mientras tanto, tumbado en el sofá, el adolescente rebelde juega con la cámara de video a imaginar cómo sus padres podrían devorar al amigo, violarlo y robarle la cartera; así, el adolescente tendría la ocasión de entrar en la batalla para matar con placer a su padre el sucio, para ver a su madre enloquecida y para vengarse de todos los que le molestan.

En el escenario vemos laUBO ROI by Jarry recreación de la casa burguesa (acomodada, de buena posición), los preparativos de la cena (el padre cocina, la madre se maquilla y adorna la mesa). El adolescente, cámara en mano, se mete en el retrete y nos enseña en primerísimo plano un resto de mierda; toma un primerísimo plano del moco en la nariz de su padre; saca a la luz el vestuario sintético de su madre.

A lo largo de la escenificación, se alternan escenas de Ubú sangriento, iluminadas en verde como imágenes mentales del adolescente, con escenas de la cena tranquila de los padres y amigos. Como en una película danesa del Dogma, vemos la imagen perfecta de los educados franceses reventada por escenas teatrales dantescas. La farsa es completa con el uso simbólico de los materiales domésticos: las armas y los adornos de los reyes no son sino batidoras o lámparas, el dinero es una larga tira de papel de aluminio brillante, que se arruga y desaparece convertida en basura.

UBO ROI by JarryEl trabajo de los actores es impecable, manejan el registro sardónico y se recomponen al instante en admirables ciudadanos, es un trabajo físico tremendamente controlado y ensayado. Donde no están tan fuertes los franceses es en el uso de las voces, son perfectas para acuchillar verbalmente sin levantar el tono, pero son muy débiles en el registro monstruoso de Ubú.

El final es elegante, muy cinematográfico (Donnellan ya se ha estrenado como cineasta), y recoloca al espectador en el ámbito doméstico: el adolescente, saciado con su orgía de violencia y maldad, se sienta a cenar con sus padres y los amigos. La revolución termina sin consecuencias, solo queda basura en el escenario, pero todos están tranquilos compartiendo una amable conversación.

Es un espectáculo impecable en guión y dirección, y en trabajo actoral. Pero es arqueología de la vanguardia, y no tiene la grandeza de los textos originales. Eso sí, a la gente le encanta, no quedan entradas para ver el trabajo de Donnellan.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en clásico, comedia, drama y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a UBU ROI

  1. Puroverso dijo:

    “versión versionada algo floja, aunque el trabajo no deja de estar bien hecho”, “Es un espectáculo impecable en guión y dirección, y en trabajo actoral. Pero es arqueología de la vanguardia, y no tiene la grandeza de los textos originales”
    Me parece un poco contradictorio el comentario, no ? Y lo de “versión versionada”, curioso. Por cierto, a mi me encantó el espectáculo, no sé, me parece que solamente los grupos extranjeros llegan a este nivel de actuación. De todas maneras, gracias por el crítica, me parece útil y valioso tu trabajo.

    • jonsarasti dijo:

      tienes razón, no es muy afortunada la expresión, me interesaba resaltar que Donnellan preserva el texto íntegro de Jarry, cuando está incorporando un argumento nuevo, y se resiste a eliminar escenas sobrantes de Ubú. Atrapado entre Shakespeare y Donnellan, Jarry se hace pesado.

y a ti ¿qué te ha parecido? deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s