MARIBEL Y LA EXTRAÑA FAMILIA

Gerardo Vera ha dejado de ser el director del CDN, ha creado una nueva compañía y se lanza a hacer la revisión de una comedia de época franquista, pero lo escenifica con excesiva seriedad, sin aprovechar siquiera la evidente mordacidad de la comedia. Una anodina puesta en escena de  un texto tan conocido (Marsillach protagonizó la película de 1960, hay versiones de todo pelaje y hace ocho estrenaron la versión musical). 

Maribel y la Extraña Familia

Maribel y la Extraña Familia

MARIBEL Y LA EXTRAÑA FAMILIA

De Miguel Mihura (estrenada en 1959 en el Infanta Isabel, donde ahora se repone).
Actúan Lucía Quintana, Alicia Hermida, Sonsoles Benedicto, Chiqui Fernández, Elisabet Gelabert, Macarena Sanz, Marcos Marín y Abel Vitón.
Escenografía y vestuario de Alejandro Andujar.
Dirección de Gerardo Vera.
Teatro Infanta Isabel de Madrid, julio de 2013.

 

Maribel y la extraña familia

Maribel y la extraña familia

Una familia burguesa anquilosada y decimonónica necesita poner alegría en la vida del único varón, el apocado Marcelino. Este joven se enamora de la primera mujer atractiva que le sonríe, la prostituta Maribel, y ella, sobrecogida por la devoción del tontaina y por la admiración de las señoras anticuadas, termina por enternecerse y se enamora también de Marcelino. Las compañeras de oficio tercian porque temen que un asesino depravado se oculte detrás de tanta inocencia.

Prostitutas madrileñas y burgueses anticuados de Cuenca: la comedia está servida, y los dos mundos enfrentados tienen juegos y equívocos previsibles, adecuados. La producción no engaña, esa es la clave de su propuesta: una mezcla de comedia ligera y suspense gótico. Pero falla la dirección: no aprovecha la comicidad del lenguaje (la actriz Chiqui Fernández entiende mejor que el director la clave cómica del asunto), confunde con paralelismos musicales de corte nostálgico (un intento forzado de meter escenas de musical), y equivoca la producción al incorporar sin filtro la insoportable moralina del texto original. Finalmente, una comedia que fue exitosa y reída se queda reducida a una sonrisa amable del espectador.

Imagen de la película dirigida por José Maria Forqué en 1960 e interpretada por Adolfo Marsillac

Imagen de la película dirigida por José Maria Forqué en 1960 e interpretada por Adolfo Marsillac

Por supuesto el trabajo de todos es encomiable: estupendo el trabajo con el vestuario de Alejandro Andujar, que remarca todas las claves cómicas; magnífico trabajo de Alicia Hermida (qué gusto verla manejar el gag con las manos) y de Sonsoles Benedicto; brillantísima y espectacular Lucía Quintana, y estupendas las tres compañeras de prostíbulo.

Esta crítica la escribo el 18 de julio, a la producción le espera una larga temporada, y considero que el director haría bien eliminando fragmentos (le sobra media hora de parlamentos anticuados) y potenciando la alegría de todos los intérpretes.

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en comedia y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a MARIBEL Y LA EXTRAÑA FAMILIA

  1. Hola Jon. Muy buena crítica. Coincido contigo. Por momentos se olvida de que está viendo una comedia y se hace un poco larga. Pero por lo demás creo que la adaptación está bien. Saludos

y a ti ¿qué te ha parecido? deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s