ESTO ES UNA SILLA

Esto es una sillaESTO ES UNA SILLA

This is a chair, de Caryl Churchill.
Compañía Otra vuelta de tuerca.
Actúan diez jóvenes actores y actrices dirigidos por Juanma Romero.
Sala Lagrada, del 15 al 26 de mayo de 2013.
 

Esto es una SillaLa autora inglesa Caryl Churchill, destacada por sus textos feministas, en España solo ha sido estrenada en catalán (sala Tantarantana), y ahora por la compañía madrileña Otra Vuelta de Tuerca.

Los nueve cuadros que componen Esto es una silla se titulan como si fuera el telediario, un telediario con temas de actualidad de marcado carácter izquierdista: el impacto del capitalismo en la incipiente Unión Soviética, el proceso de paz en el País Vasco, o el viraje del Partido Socialista a la derecha. Estos títulos, sin embargo, no tienen relación con la acción teatral, donde los personajes viven situaciones muy cotidianas, llenas de violencia verbal, y con un lenguaje muy degradado.

El lenguaje, esencial, sin adornos, nuclear, remite a los literatos del existencialismo francés, y más en concreto, al teatro absurdo de hace 50 años, en el que personajes de un mundo postnuclear apenas recuerdan cómo se habla correctamente. La violencia que recibe el ser humano se refleja en un habla hosca, dura y animalizada. Los hombres se reprochan sin especificar, las mujeres añoran sin matices.

Esto es una sillaEs una inercia de existencias que bien podríamos enmarcar en un basurero de ranchito, un poblado de chabolas, o una ciudad de cartón. Es lo que yo echo de menos en esta escenificación: un marco, una concreción escénica que dé lógica a la violencia del lenguaje. Los responsables de esta escenificación han querido acercarnos a un posible entorno español, pero exigen del espectador que haga el esfuerzo de coser los contenidos, de hilar el guión programático. Un concepto claro hubiera facilitado todos los contenidos.

Es una función algo incoherente en cuanto a las estéticas, e incluso confusa en cuanto al marco de acción. La mujer sabia que no puede contestar a la única pregunta personal (¿me amas?), sale de entre el público, pero no sabemos qué representa. Es el conocimiento (pensamiento, conciencia), inerte e impotente ante la violencia del sistema económico y social que hemos producido. Este texto interesante y necesario recibe aquí una escenificación esforzada por parte de los actores y actrices, pero yo echo de menos claridad de imágenes. Si el texto anuncia un caos moderno, y los españoles tenemos más miedo al caos que ansia de justicia, buena será una escenificación del caos que nos aguarda.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en político y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

y a ti ¿qué te ha parecido? deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s