DAVID LARIBLE

LARIBLE 1Su fama habla del mejor, y posiblemente lo sea aunque nadie se ha inventado nada. Lo cierto es que el público ve por primera vez un show muy sencillo que rezuma calidad sin esfuerzo aparente, y que hace reír con lo que siempre ha hecho reír: la humildad del metepatas. Y la música, música por todas partes, en directo, entre todos.

DAVID LARIBLE, The clown.
Espectáculo cómico musical con pianista y participación del público.
Antología del llamado mejor payaso del mundo.
TEATRO CIRCO PRICE, 11 y 12 de mayo de 2013.

 

LARIBLE 2Después de una estancia de diez días en febrero, Madrid ha vuelto a disfrutar de este show un solo fin de semana. La platea del Circo Price no estaba llena, a pesar del buen recuerdo y fama que dejó hace unos meses, pero el público adulto ovaciona a este payaso sincero y honesto.

Honesto porque no hay trampa en su trabajo, maneja todos los recursos teatrales de manera magistral: hace malabares deliciosos (vestido de bailarina), toca una larga serie de instrumentos musicales (con el antológico número de la harmónica tragada), asusta y hace jugar al público, monta una parodia de ópera con espectadores metidos a clown bajo su dirección, hace que los niños participen como expertos payasos con muy pocas indicaciones… Podría seguir haciendo un largo listado de destrezas escénicas.

larible 5El señor Larible trabaja acompañado de un pianista-sonidista excelente, y de un ayudante de escena que simula ser su jefe (el metepatas siempre necesita un jefe para fastidiarle en todo). Larible es grande, hermoso, tiene mucha fuerza en la mirada y le bastan muy pocos gestos para que la platea entienda los giros de cada situación. Y esa simplicidad de recursos gestuales es lo que hipnotiza al espectador, fascinado con las evoluciones sin pausa de un mago del gag.

Lo  más interesante es la autoridad con la que ejerce su oficio. Una autoridad que le hace merecedor de premios y de la admiración de los adultos, porque, aunque hubiese muchos niños, el espectáculo hace felices a los adultos.

Todo en directo, todo natural (incluso la persecución de luz con el barreño es una delicia mímica de lo más clásica), y como él mismo declara en su mensaje final a todos los espectadores: no hay mayor experiencia que el espectáculo en vivo. Por eso nos recomendaba, nos pedía a los espectadores, que saquemos a los nuestros a la calle, que vayamos a los teatros, a las salas de conciertos, a donde haya alguien haciendo arte con sus manos, con su voz.

Emocionante, y necesario. En algún momento de nuestro futuro, un científico recetará el espectáculo de Larible para recuperar la cordura y la capacidad de ser feliz.

 

Anuncios

Acerca de jonsarasti

Después de años dedicado a la enseñanza y a crear espectáculos didácticos, ahora escribo y dirijo lo que me emociona y lo que es urgente. Este blog ha estado activo durante unos años, lo abandoné para no criticar inútilmente, ahora lo retomo para mi contento. Espero que os sirva.
Esta entrada fue publicada en circo, comedia, musical, pantomima. Guarda el enlace permanente.

y a ti ¿qué te ha parecido? deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s