LA IMPORTANCIA DE LLAMARSE ERNESTO

La importancia de llamarse Ernesto.LA IMPORTANCIA DE LLAMARSE ERNESTO

De Oscar Wilde, estrenada en Londres en 1895.
Versión y dirección de Alfredo Sanzol.
Producción de la Fundación Municipal Teatro Gayarre de Pamplona.
Actúan Aurora Moneo, Leire Ruiz, Iratxe García, Marta Juániz, Pablo del Mundillo, Patxi Larrea, Txori García Uriz y Jose María Asin
Teatro Fernán Gómez (Colón) del 14 de abril al 12 de mayo de 2013.
 

Oscar Wilde, una de máximas figuras literarias británicas, estaba en la cumbre del éxito cuando fue juzgado por indecencia grave al mantener en público su relación amorosa con el hijo de un lord. Él era sarcástico y mordaz con la sociedad clasista victoriana, retratada en esta comedia como frívola e hipócrita, que perdona cualquier desvarío si está apoyado en el dinero.

La Importancia de llamarse ErnenestoEsta comedia es la más conocida de Wilde, se estrena en todo el mundo multitud de veces al año, y existen varias producciones cinematográficas recientes. Tres meses después del estreno de esta exitosísima comedia, Wilde fue sentenciado a dos años de cárcel, que cumplió, fue abandonado y traicionado por todos los suyos, y murió exiliado en París cinco años después. Las palabras que lanza el protagonista (el dandy Algernon): es una vulgaridad encontrar la muerte por cistitis en Paris, solo, son un certero vaticinio de su triste final.

Toda la verbalidad de la comedia es pura ironía, los nombres y emplazamientos son todos ellos metafóricos y juegos de palabras: Ernesto suena en inglés a formal, honesto, los catalanes lo traducen franco, pero el personaje es un crápula libertino; Prisma es el nombre de una institutriz algo rígida y poliédrica, Casullas es el apellido de un reverendo sacudido por el deseo. En la producción del Teatro Gayarre han utilizado la versión que hizo Alfonso Sastre (Editorial Hiru), límpia y respetuosa, que mantiene los nombres ingleses de los personajes. El dramaturgo, no obstante, invita a toda producción que use el texto, a adaptar las metáforas para acercarlas al público. Los navarros no lo han hecho, y es una verdadera lástima.

La puesta en escena es absolutamente convencional y conservadora, pierde toda la gracia que este texto despierta en otros escenarios. Es una comedia, inequívocamente, ahí están los esfuerzos de los actores por exponer limpiamente la trama. El juego escénico sencillo ubica toda la acción en un jardín con tresillo, y el vestuario de época es adecuado. Entre escena y escena nos sorprenden cantando un lied alemán a cuatro voces, que no sabemos si tiene la intención brechtiana de sacarnos de la ficción. Pero no pasa de ahí. Lejos quedan las maravillosas bromas que hacen de este texto el paradigma de la alta comedia.

 Los actores hacen un buen trabajo, destacan muy por encima todas las señoras actrices, las únicas que consiguen el tono cómico necesario (Marta Juániz es deliciosa en ese papel tan poliédrico, Leire Ruiz es una actriz fantástica pero debiera mostrarse más rebelde, e Iratxe García Asín hace un trabajo muy cinematográfico).

 Para el estreno en Colón citaron a la flor y nata del artisteo de hace unos años, en un apreciable esfuerzo por atraer la atención de un público de edad, que apreciaba claramente (así lo oímos) una puesta es escena sin complicaciones.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en clásico, comedia y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

y a ti ¿qué te ha parecido? deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s