EL MALENTENDIDO

Fernando Guillén le encargó a su hija el reestreno de un texto mítico, porque le dolía que las miserias a las que nos arrastran ahora puedan contraer la miseria humana que vivió España y Europa, de una miseria física se derivan las miserias morales. Cayetana y Julieta Serrano hacen un profundo homenaje a las convicciones de los que se van. Pero falla la dirección, y el concepto, Vasco se queda en la anécdota, porque el simbolismo no requiere de grandilocuencia y el espectáculo no funciona como debiera.

El Malentendido

El Malentendido

De Albert Camus.
Versión de Yolanda Pallín.
Actúan Cayetana Guillén Cuervo, Julieta Serrano, Ernesto Arias, Lara Grube y Juan Reguilón.
Dirige Eduardo Vasco, con escenografía de Carolina González y vestuario de Lorenzo Caprile.
Teatro Valle Inclán (CDN) de Lavapiés, del 29 de enero al 3 de marzo 2013.

 

El-malentendido_2Camus escribió el texto en 1944, cuando Europa aún estaba en guerra, cuando aún funcionaban los crematorios y las cámaras de gas, cuando los americanos habían invadido Italia y los rusos empezaban a vencer a los nazis. Escribió Calígula (teatro) un año más tarde, la novela La peste en 1947, y la obra de teatro Los Justos en 1950 (en un sótano, los revolucionarios rusos discuten si es necesaria la violencia para el triunfo de la justicia, si debe morir el amor para que acabe el odio). Le dieron el Premio Nóbel de literatura en 1957. Camus es el autor teatral del existencialismo, del simbolismo filosófico que renueva el teatro del absurdo.

 Perdido en el interior rural, un hospedaje ruinoso con dos mujeres: madre anciana e hija frustrada (y un criado silencioso). El Malentendido es un texto claustrofóbico, una tragedia simbolista en la que una madre y su hija asesinan para sobrevivir, matan porque las mata la miseria en la que viven. El último asesinato les permitirá huir e intentar ser libres. Pero quien llega es el hijo que huyó veinte años antes, enriquecido en América, cobarde para confesar abiertamente que tiene intención de redimir su culpa con las mujeres abandonadas. Su silencio le sentencia, muere como un norteamericano anónimo, un turista pretencioso y tierno al mismo tiempo.

 La moral de El Malentendido habla de la condición humana: culpables involuntarios o víctimas propiciatorias, entre todos han permitido que el odio y la violencia destruyan Europa. Todos los personajes simbolizan parámetros sociales o históricos: La hija decidida es la revolución, la madre simboliza la masa acobardada y sumisa, el hermano es la convención social, lo adecuado, y el criado un soldado, un policía (el dios silencioso que castiga sin conciencia).

El-malentendido_3En 1969, estrenaron El Malentendido en Barcelona los padres de Cayetana Guillén Cuervo, Fernando Guillén interpretaba al americano asesinado que es el hijo pródigo, y Gemma Cuervo a la hermana corroída por el odio y el ansia de revuelta. Aquel fue un hito en España, un país que perpetuaba la tragedia de la guerra con la dictadura franquista. Este otoño pasado acaba de fallecer Fernando Guillén, y su hija quiere rendir homenaje a sus padres con este estreno. Cuenta ella que su padre le recomendó el texto de Camus: “Revísalo, está vigente”.

 Tanto la hija como la madre (Julieta Serrano) hacen un buen trabajo, pero nadan en la imprecisión porque se ha pretendido el decoro: es un decorado sobrio, bonito y un vestuario sobrio, bonito, todo al estilo diseño nórdico,  ni rastro de miseria. Cayetana es excesivamente fría, todo es excesivamente gris y ampuloso. Diría yo que la miseria es una incógnita para los creadores de este espectáculo. Fernando Guillén sabía más, ellos lo supieron ver de cerca.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en drama, político y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a EL MALENTENDIDO

  1. Aurigalp dijo:

    Me gustan tus críticas y me sorprende que no hayas profundizado más en esta obra y le hayas dedicado tanto espacio al contexto histórico y político y no a las actrices sobre las que descansa el grueso del asunto.
    Me permito comentar tu entrada porque soy un gran amante de la literatura de Camus y me puse muy contento cuando se publicó la programación 2013 y vi que estaba entre las obras El Malentendido.
    Bueno, la producción es un gran homenaje a la propia obra: nadie entendió nada!!. Julieta Serrano es salvable pues mantiene la sinrazón aunque su expresión gestual es exagerada para un personaje octogenario que sólo piensa en morir para poder descansar.Es inapropiada tanta carrera por el escenario que despista muchísimo y esos soliloquios mirando al infinito como si estuviera declamando a San Juan de la Cruz.
    Ahora bien, la Palma de honor se la lleva Cayetana Guillén Cuervo. ¿Era necesario que ella fuera Marta? Al principio pensé que sería la esposa (gran actriz por cierto y la única que se salva de semejante parafernalia) pero al ver que tenía el papel de Marta me quedé helado y se cumplieron las expectativas…¿por qué grita? Marta es un personaje que vive en su mundo, autista. Tú dices que es fría y yo la vi excesivamente expresiva: tal y como señalas, el simbolismo no requiere reticencias ni ex abruptos. La escenita de la mesa caída fue la guinda de un pastel que hacía que fuese poco inspirada su actuación, casi sin transmisión. Es fría pero porque no sabe transmitir y porque el papel le queda muy muy grande.
    ¿Qué es lo siguiente? ¿Una Bernarda Alba en la boca de Anne Igartiburu?

  2. Anastasia dijo:

    Ay! A mí me ha parecido lo mismo que a Aurigalp. Pero estoy tan sorprendida leyendo comentarios favorables a la actuación de Cayetana…
    Yo, también fui ilusionada a verla. Y disfruté el texto,¡ claro!.
    Pero… me pareció tan injusto que para tan gran obra haya habido tan pobre dirección tan mejorables actuaciones…

  3. Anónimo dijo:

    Soy una admiradora de Camus pero para disfrutar del texto lo vuelvo a leer, Lara Grube en María da un respiro al público en sus breves intervenciones, el resultado de su buen trabajo es en mi opinión porque es una actriz intuitiva,si hubiera podido sumar esa intuición a una buena dirección probablemente hubiera estado excelente y sería injusto no nombrar a Ernesto Arias en Jan que tiene unos aciertos de naturalidad natos, en cuanto a Julieta Serrano mis respetos a una actriz con su trayectoria y Cayetana Guillén no me sorprendió porque no esperaba nada la considero una buena profesional en el programa que hace tv 2, enhorabuena a Juan Reguilón Alba Fresno y Scott A. Singer, la versión de Yolanda Pallin es obsoleta y Eduardo Vera el director se fue de vacaciones en esta puesta.

y a ti ¿qué te ha parecido? deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s