LA VIDA ES SUEÑO

Qué magnífico espectáculo y qué estupendo texto, muy buen trabajo actoral y de voz, en un espacio sorprendente. ¡Pero si el Pavón tenía telar! Este Segismundo le da talla europea al Clásico, muy buena entrada de Helena Pimenta en la dirección de la Compañía Nacional. No se la pierda nadie, hay que verla.

Versión de Juan Mayorga.
Dirigida por Helena Pimenta.
Actúan Blanca Portillo, Fernando Sansegundo, Joaquín Notario, Marta Poveda, David Lorente, entre otros.
Música en directo con instrumentos de época.
Escenografía de Alejandro Andujar y Esmeralda Díaz.
Iluminación de Juan Gómez Cornejo.
Teatro Pavón de Madrid, del 18 de septiembre al 16 de diciembre.
Gira nacional Valladolid, Gijón, Santander, Bilbao, Vitoria, Pamplona, Logroño, Almería, Sevilla y Barcelona, de enero a mayo 2013.
 

Daba miedo escuchar las cuñas de radio. Nada más entrar, buena señal: la orquesta está dispuesta en un palco adecuado; y qué buen trabajo de los músicos con sus instrumentos. El público es un poco torpe, no saludan a los músicos al empezar y aplauden el monólogo de Segismundo como si fuera el único hermoso de la función, cuando hay diálogos deliciosos, pura armonía de voces, entre el padre y la hija, entre príncipe y mujer soldado, etc.

Ahí está la clave, el texto se entiende, se sigue y se disfruta desde el patio de butacas. Las categorías filosóficas, los enfrentamientos dialécticos son claros, y clara lucidez del autor declarando que nada está escrito, que es obra y libre decisión de cada uno lo que hacemos en la vida, lo que asumimos y lo que concedemos. Destacada entre otras dialécticas, la división de las personas entre poderosos y sometidos; nunca somos libres, condicionados por nuestro origen, formación y opciones en la vida.

Es actual, y es Calderón. Pertenece a las directrices teológicas del Concilio de Trento, pero Calderón supo sustanciarlas en crítica humanista. Y los creadores de este espectáculo han repasado todas las cuestiones para plantear las más cercanas al tiempo presente. Qué pasa cuando tenemos ocasión de juzgar nuestra existencia, a quién responsabilizamos de nuestras decisiones. El final por lo tanto no puede ser cerrado, la Portillo deja abierta la puerta al debate y la duda: el mundo de los hombres ¿ha de ser siempre desigual? ¿Es inevitable mancharse de sangre para exigir justicia?

La escenificación dura dos horas y cuarto, pero no pesan. Blanca Portillo sorprende con su trabajo de voz. El personaje que dibujan ella y la directora conecta con el Príncipe Constante (de Calderón) que escenificó Grotowski en Polonia (curiosamente el lugar donde se sitúa la acción), pura respiración orgánica, entre el desvanecimiento y la violencia.

 Una cierta polémica se adivina por la encarnación del personaje central por una mujer. He de decir que no me ha molestado, es más, el tono canalla y subversivo que la Portillo añade a Segismundo es irónico, hasta cómico, y mantiene la tensión todo el espectáculo. Y la escena de la mujer soldado reclamando participar en la batalla por la justicia, añade una legitimación, que han hecho ostensible en la escenificación. Los actores principales hacen un trabajo soberbio, enhorabuena.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en clásico, drama, Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a LA VIDA ES SUEÑO

  1. Fanny dijo:

    Leo tu crítica y estoy completamente de acuerdo contigo. Creo que es lo mejor que yo he visto hecho por la CNTC, pero aunque es verdad que Blaca Portillo está estupenda, a mí no deja de chocarme que el personaje masculino esté hecho por una mujer.
    un abrazo,

  2. Marta dijo:

    Yo siento llevar la contraria, pero no estoy de acuerdo con lo que decís de que todos los actores estén tan bien. En mi modesta opinión, gritan y gesticulan demasiado, sobre todo la actriz que interpreta a Estrella (no recuerdo el nombre), que todo el tiempo está muy enfadada, no sé muy bien por qué; Joaquín Notario tampoco me gustó mucho. En general, me hicieron preguntarme si estaba en presencia de una corte real o un mercado callejero. Me gustó mucho Blanca Portillo, lo hizo muy bien, no me importó que Segismundo fuera una mujer.

  3. aaaaaaaaaaa dijo:

    Hay que se quite el top, hay que se quite el top, hay -que-se-quite-el-tooooooppp

y a ti ¿qué te ha parecido? deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s