ALEMANIA

Texto premiado que habla de la arquitectura y de la crisis (de nuestra crisis), que enfrenta a una mujer joven con un varón poderoso y acabado (en su oficio al menos), lejos de responder a la expectativa se convierte en un drama plano reiterativo y relleno de fantasmas del autor; los profesionales de la escena ponen color muy meritoriamente. En el estreno todos se agradecían mutuamente los cariños prestados.

ALEMANIA, de Ignacio Amestoy.

Actúan Juan Calot y Olalla Escribano.
De la escenografía David de Loaysa, de la dirección Mariano de Paco.
Se estrenó en Palencia, donde había recibido un premio, y ahora en Madrid, a cargo del Festival de Otoño en Primavera.
Teatro dela Abadía, 30 de mayo de 2012.
 

Una mujer arquitecta lleva conviviendo con su profesor y mentor varios años. En el mismo día en que recibe un premio fundamental por un proyecto suyo, decide dejarle y abandonar España para volver a Alemania, donde se crió. El motivo: el arquitecto la ha engañado y ha utilizado su proyecto para hacerse valer personalmente; El hombre no tiene ideas y la mujer es brillante; El hombre tiene contactos y los hace valer en un entorno poco ético; La mujer tiene ética y se marcha. En el momento del abandono los fantasmas de uno y de otro llenan el estudio de arquitectura.

Los fantasmas: ella es nieta de un albañil español emigrado a Alemania en tiempos de Franco (al que odiaba activamente, cuando el dictador venía a inaugurar un pantano en el que él trabajaba, el albañil pasaba a Portugal); él es hijo de un arquitecto notable (instalado en el Régimen) y esposo de otra arquitecta a la que abandonó y con la que sigue compitiendo. Parece ser que el hijo pudo haber matado al padre (cuando la madre abandonó a ambos), y que su esposa lo abandonara a él, por lo que el hombre está comido por los remordimientos y el rencor. Ah, se me olvidaba, ella está embarazada, de él claro.

Perdón por trazar este cuadro tan melodramático. Pero es que la trama destaca estos elementos, y no otros como podría ser la arquitectura vista por una joven diseñadora, el mundo académico alejado de la realidad, un debate entre arquitectura espectáculo y soluciones (diseño) para el confort de los ciudadanos, etc. El mundo de los símbolos llena las palabras de los protagonistas, impidiéndoles sentir lo que les mueve en la vida. Alemania y España no son ajenos a este concepto, y evidentemente Amestoy comulga con esa germanofilia que tantas guerras personales le ha ocasionado en su teatro.

El drama es plano, en la primera escena sabemos lo que pasa y que se resuelve en la última, sin apenas variación. ¿Qué hay en medio?: una sucesión de cuentos del pasado, del pasado de ambas víctimas de la historia (una más víctima que la otra, aunque el autor no parece sentirlo así), tan simbólicos y herméticos que lastran la escena hasta el sopor. Los planos temporales saltan una y otra vez sin aportarnos más que filias y fobias heredadas por cada uno de ellos.

Ignacio Amestoy repite las claves de su obra dramática: la mujer toma decisiones, hay un trasfondo trágico de muerte y asesinato (domador de elefantes, padre arquitecto), y busca el entronque de la historia con la actualidad. El débil se hace poderoso haciendo ver al fuerte dónde está su debilidad. Y la política está detrás, como un dolor de cabeza.

Pasemos al espectáculo. La escenografía es muy bella y sugerente, mezcla proyecciones sobre el mobiliario con vacíos incorpóreos de la luz, sobre un campo de tierra africana y mobiliario de diseño clásico (los 30 y los 50 del XX). Falla la dirección al no aprovechar estos elementos: los actores son ajenos por completo al espacio que pisan, y siguen a pies juntillas las acotaciones del autor, el vestuario es horrendo y no tiene nada que ver (teniendo una importancia capital en el diseño del personaje femenino). La dirección falla con el personaje femenino, plana y monocorde, muy poco alemana y muy poco arquitecta. Pero todos hacen un esfuerzo notable para levantar un texto que no necesita actores, se basta con los homenajes y alusiones a la historia.

Anuncios

Acerca de jonsarasti

Después de años dedicado a la enseñanza y a crear espectáculos didácticos, ahora escribo y dirijo lo que me emociona y lo que es urgente. Este blog ha estado activo durante unos años, lo abandoné para no criticar inútilmente, ahora lo retomo para mi contento. Espero que os sirva.
Esta entrada fue publicada en drama, político, Uncategorized y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

y a ti ¿qué te ha parecido? deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s