THE MASTER AND MARGARITA

Qué difícil es resumir cuatro horas de magnífico teatro, incluyendo la repetición de una escena por un fallo de sonido que interrumpió la representación. La emoción final de una felicidad serena después de la muerte intelectual, quedaba dramáticamente grabada en el corazón de los espectadores, estremecidos ante un escenario gigantesco poblado de sombras.

THE MASTER AND MARGARITA. De Mijail Bulgakov.                                                  Compañía Complicité dirigida por Simon McBurney.                                                          Actuaba (casi protagonizaba) un actor conocido, irunés y televisivo: César Sarachu, junto a quince magníficos actores sin excepción.                                                                            Coproducen seis festivales europeos con el teatro Barbican de Londres.                                     Sala Roja de Teatros del Canal, 13 al 15 de mayo de 2012.

 Fausto disidente, Fausto del siglo XX. Los escritores son vigilados y censurados. Los desertores son encarcelados y asesinados. Moscú en 1939 es una ciudad que una mujer pequeño burguesa odia profundamente. A punto de suicidarse se encuentra con un librero con inspiración literaria urgente, juntos encuentran la energía para escribir la novela sobre la compasión y el amor entre Jesús de Nazaret y Poncio Pilatos. El mismo tema aflora en el trabajo de un poeta censurado por comités literarios. El poeta y el librero coinciden después de las traiciones y la represión en un psiquiátrico. Quien ha insuflado energía creadora a los dos escritores es el Diablo, de visita en Moscú con su corte de servidores maléficos.

El mismo diablo inspira en la amante Margarita el valor para vengar a los escritores, la mujer valiente entra en los infiernos y salva a su amado librero, al que ensalza llamándole Maestro. Esta mujer es inteligente y vence al mismo diablo introduciendo la compasión en su mundo despiadado. El diablo termina siendo el mismo Nazareno que acepta la compasión de Pilatos, y se libera con ella, destruyendo la arquitectura de prisión que ha construido el stalinismo. ¿Complejo, no? Pues eso, la novela de Mijail Bulgakov (1939), en cuatro horas de teatro trepidante.

El poder, la creación, la libertad del individuo, la miseria del individuo, la ética, la justicia. Todos estos temas partiendo de la fábula de Pilatos con Jesús. Qué agilidad para mover todos los planos de relato narrativo a un mismo tiempo por el escenario, qué saturación de la percepción con tantos estímulos simultáneos, todos ellos de calidad, de peso.

Teatro orgánico muy europeo (Le Coq, Tadeusz Kantor, Grotowski) con una producción digna de musical londinense. Coreografías, actores que mueven todo y trabajan en todos los planos, proyecciones y cámara en escena, recursos visuales espectaculares, luz y color, temperatura, música cinematográfica… Aquello que yo leía en las precríticas, una mezcla de opera y teatro político, solo lo entendí después de verlo: una trama política con estética centroeuropea, un espectáculo total digno de la representación operística, referido a la totalidad de los lenguajes.

Pero no es así exactamente: es más una aplicación generosa de los planos narrativos a la simultaneidad escénica. Es un peldaño más en la creación literaria, complementa la novela de manera magistral (dicho sea de paso).

Dudo que la de ayer tarde (14 de mayo 2012) haya sido la mejor representación. Se intuían desgarros sentimentales que ayer, en un espacio más incómodo que el Barbican, quedaron algo desvaídos. Aún así, la fuerza de la narración visual era tremenda. No había descanso, una y otra vez las escenas estaban repletas de contenidos literarios simultáneos, traducidos a imágenes virtuales, a sonidos, a acciones físicas, a gestos y palabras, a sentimientos actuados con solidez y generosidad.

Mucha generosidad en el trabajo sin que nos pese a los espectadores, creo, aunque a lo mejor sí nos pesaba la duración del espectáculo. Somos tan intelectuales (me sonrojo de la presunción colectiva) que nos tienen que torturar horas y horas para conseguir rendirnos a la ovación.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en drama, Multimedia, performance, político y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

y a ti ¿qué te ha parecido? deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s