DESAPARECER

La atmósfera sonora es fascinante, lo mejor sin duda de este espectáculo concebido para festivales y para amantes de Poe, aunque echamos de menos más narración completa. Una sorpresa estupenda la músico compositora pianista y cantante Maika Makovski, y un estupendo actor Juan Echanove en papel de enterrador-reo de muerte.

La niebla cubre completamente la caja escénica cuando se levanta el telón, pero es que la niebla inunda el teatro entero en dos minutos, y así nos quedamos todo el espectáculo, nublados. Los efectos de la luz y las tinieblas son bonitos. Entre jirones de humo vemos aparecer al doctor Hannibal Lecter, ah no, es Juan Echanove. La música es excelente y sube el nivel del espectáculo con letras inspiradas en los textos de Poe. Me sobrecogía el espíritu ver a M M golpeando el suelo con cadenas en los pies mientras martillea el piano y canta desgarros del alma suicida.

Entendemos mejor el espectáculo cuando los textos tienen estructura (son cuentos), Echanove nos mete en la maldad del Gato Negro, o en la sentencia macabra de El Cuervo. El actor se mueve poco, sopesa las palabras, lanza las imágenes con una voz tan trabajada y potente que apenas necesita el refuerzo de algunos gestos de loco (maniatado con la camisa de fuerza), de obsesivo esquizoide que se arranca la piel y los pelos. Echanove nos lanza a los precipicios moviendo solo los ojos. Es bueno.

La caja en la que transcurre el espectáculo es una capilla de Le Corbusier, trapezoidal con perspectivas rotas, con ventanas alargadas, que puede ser celda de castigo, o cámara insonorizada, habitación de aislamiento o cueva profunda. Es bonita la producción del humo, que envuelve perseguidor al torturado poeta (Poe), sale del suelo, brota del fondo o nos pone una cortina delante para hacerle desaparecer.

Edgar Allan Poe fue un poeta y escritor norteamericano de la primera mitad del XIX, un maldito y un romántico, coetáneo de nuestro Mariano José de Larra (el que se mató por amor salpicando con sus sesos a la mujer que le dejaba), y murió alcoholizado en un ataque de delirium tremens. Rescatado por los poetas simbolistas franceses, recibió un siglo después el cariño de un escritor argentino que vivió su vida literaria en París: Julio Cortázar. De Cortázar es la versificación de El Cuervo, una delicia en boca de Juan Echanove.

Donde falla el espectáculo es en la tacañería dramatúrgica, no se han trabajado unos textos de mayor envergadura para hacer un completo homenaje a la estética siniestra de Poe. Se nos queda muy escaso de alcance y de importancia, y de la cojera de textos le vienen algunos excesos al actor que llena, con la músico, el escenario con su valía.

Calixto Bieito es un director de escena que ha triunfado en festivales de toda Europa, fundamentalmente con óperas que ha escenificado con imágenes provocativas y gamberras. Recuerdo con mucho gusto una Opera de tres reales de Bertolt Brecht que se trabajó a fondo los mensajes políticos. Pero hay otros encargos de mucho peso que han sido fiascos: el Iceberg de la expo de Zaragoza era una pena.

Poe es decimonónico, y nos puede gustar tanto como Kafka en cuanto a la destrucción interior, pero en cuanto a la crueldad del ser humano se nos queda muy lejos. Lo que aterrorizaba a una cierta gazmoñería victoriana, ahora no tiene fuerza; hemos socializado de semejante manera la capacidad del ser humano de ser infernal por sí solo (Goebbels, Breivick el noruego), que al ver aparecer  a un Hannibal Lecter (o Norman Bates, o cualquier icono asesino, justiciero o no, que inunda nuestra televisión doméstica), lo que descubrimos es un psicópata patético. La fuerza debiera estar en la poesía, en la palabra, y esa se nos queda escasa.

DESAPARECER
Edgar Allan Poe traducido por Julio Cortázar en versión de Calixto Bieito.
Interpreta Juan Echanove.
Canciones y ambientación musical de Maika Makovski.
Aida Guardia firma una escenografia muy bien pensada y bonita.
Producción Teatre Romea (Generalitat) y Festival Grec (Barcelona) 2011.
Teatro La Latina de Madrid, del 7 al 25 de marzo 2012.

Anuncios

Acerca de jonsarasti

Después de años dedicado a la enseñanza y a crear espectáculos didácticos, ahora escribo y dirijo lo que me emociona y lo que es urgente. Este blog ha estado activo durante unos años, lo abandoné para no criticar inútilmente, ahora lo retomo para mi contento. Espero que os sirva.
Galería | Esta entrada fue publicada en drama y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a DESAPARECER

  1. Maria dijo:

    Yo fuí a verla y recomiendo la función a amantes de Poe. A los no iniciados, los textos iniciales se nos hacían un poco pesados. Echanove está bien, pero coincido contigo en destacar el trabajo de Maika Makovski. Solo por oirla mereció la pena ir.

  2. Pingback: FOREST | Crítica Teatral

y a ti ¿qué te ha parecido? deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s